asertividad-741x400

¿ERES UNA PERSONA ASERTIVA?


¿Cuántas veces has estado esperando a una persona durante mucho tiempo y cuando por fin llega no le dices nada? ¿O cuántas veces tus hijos o tu pareja dejan la ropa tirada y la acabas recogiendo mientras protestas internamente?

En numerosas ocasiones  no sabemos cómo mostrar nuestro descontento o desacuerdo  con los comportamientos y actitudes de los demás, probablemente tengamos miedo de que se enfaden o peor aún  que se sientan ofendidos. Pero de lo que realmente no nos damos cuenta es que  con esta actitud de silencio olvidamos gran parte de nuestros derechos.

La asertividad es la habilidad personal que nos permite expresar directamente los propios sentimientos, opiniones y pensamientos y defender nuestros derechos, en el momento oportuno, de la forma adecuada sin negar ni desconsiderar los sentimientos, opiniones, pensamientos y derechos de los demás.

Y si no soy asertivo…. ¿Qué soy?

Existen otros dos tipos de estilos de comunicación:

Las personas agresivas: Defiende en exceso los derechos e intereses personales sin tener en cuenta los de los demás, a veces, no los tiene realmente en cuenta, otras, carecen de habilidades para afrontar ciertas situaciones. Además utilizan un tono de voz elevado, mirada desafiante y tienen  pensamientos como por ejemplo “lo que tú pienses o sientas no me interesa” “es horrible que las cosas no salgan como yo quiero…”

Las personas pasivas: no defienden los derechos e intereses personales. Respetan a los demás, pero no a sí mismos. Suelen usar un bajo tono de voz y frecuentemente sufren bloqueos o vacilaciones, además evitan el contacto ocular y tienen patrones de pensamiento como por ejemplo “ X no me comprende, se aprovecha de mi” “ soy una persona sacrificada” “es necesario ser querido y apreciado por todo el mundo” “Lo que yo sienta, piense o desee, no importa, importa lo que tú sientas, pienses o desees”

¿Y cómo es la persona asertiva?

Las personas asertivas expresan lo que quieren y desean de forma adecuada, directa y honesta. Muestran respeto hacia los demás, manteniendo una buena relación con las personas implicadas. Defienden sus propios intereses, deseos y necesidades, respetan a los demás pero no permiten que los demás se aprovechen de ellos, son capaces de elogiar a los demás y saben pedir favores y hacer peticiones.

Utilizan un habla fluida sin vacilaciones con un contacto ocular directo pero no desafiante y una postura corporal relajada. Saben defender sus sentimientos y pensamientos tanto positivos como negativos sin mostrar hostilidad y conocen y creen en sus derechos y en los de los demás.

Para terminar no hay lugar a dudas de que no existen personas con  estilos de comunicación puros sino que presentamos características de cada uno de ellos en mayor o menor medida. Sin embargo, debemos saber que la asertividad es una habilidad, es decir uno NO NACE asertivo sino que SE HACE, es algo que con un poco de esfuerzo podemos ir desarrollando y poniéndolo en práctica en nuestro día a día.

asertividad-741x400

 

 

 

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *