EL ACOSO ESCOLAR A NIÑOS – LA VICTIMA


Es complejo hablar o definir a una niño que está siendo acosado, ya que cada uno se comporta de un modo diferente. No obstante, existe un patrón de comportamiento y unas características que comparten todas las víctimas del acoso escolar.

Por lo general, los niños que están sufriendo una situación de acoso escolar suelen mostrar características como timidez, miedo, tristeza, ansiedad, aislamiento social, rechazo escolar, sentimientos de indefensión e impotencia, baja autoestima, incomprensión, fracaso escolar, y  ¿por qué yo?,  culpabilidad -“si soy acosado es por mi culpa”-.

Algunos de los niños acosados pueden tener un comportamiento sumamente molesto, o mejor dicho, que el acosador considera molesto, cosa que sirve al acosador como justificación de su acoso.

Es muy importante detectar una situación de acoso escolar ya que tiene importantes consecuencias a todos los niveles: académico, familiar, psicológico y social. La víctima del acoso escolar (ya sea un niño o un adolescente) puede presentar depresión, ideas de suicidio que pueden ser llevadas a cabo, alteraciones del sueño, conductas adictivas (alcohol o/y otras sustancias) absentismo escolar, fobia escolar, trastorno por estrés postraumático y alteraciones psicopatológicas y disfunción familiar.

Respecto a ésta última, el niño acosado puede retraerse y mostrar desconfianza hacia sus padres y hermanos, sobre todo si piensa que la culpa del acoso es suya; si el niño piensa que tiene algún defecto por el cual es acosado, puede también pensar que sus padres y hermanos no le quieren debido a este supuesto defecto.

Madrid 20 de Septiembre de 2012

 

Ángela Osuna.

Psicóloga – Neuropsicóloga

Dejar un Comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *